Skip to content

No, tu cuñado no vale para todo...

Y MENOS PARA DISEÑAR EL LOGO DE TU EMPRESA

Por cierto, no lo decimos nosotros, lo dicen todos los profesionales del diseño gráfico y branding.

De la saga de “mi cuñado me hace la página web” nace “mi cuñado me hace el logotipo de mi empresa”. Agárrate que vienen curvas.

Hay 3 cosas que tienes que tener en cuenta antes de afirmar cosas como éstas.

Uno, la definición de cuñado. Según la RAE: hermano del cónyuge de una persona o cónyuge del hermano de una persona, qué lío (o lío en el que has metido a tu cuñado). Dos, la definición de logotipo: símbolo gráfico peculiar de una empresa, conmemoración, marca o producto. Y tres, lo importante que sea tu empresa para ti y tu vida (y aquí es donde no puede entrar el cuñado a menos que sea un profesional del branding y el diseño gráfico). Así que lo mejor que puede hacer tu cuñado es invitarte a una buena cerveza un sábado al medio día (y si es Estrella Galicia mejor).

¡Ojo! Que además de los cuñados existen los primos, amigos, vecinos… y frases cómo:

Mi primo tiene Windows y sabe "manejar" el paint

El primo del primo

Mi vecino hace montajes con el "Fotoshó"

El vecino del vecino

Mi primo sabe de informática, él te hace el logotipo

Otra vez el primo del primo
El cuñado puede tener gusto, pero también puede no tener ni idea de diseñar (que es casi seguro). Aquí van algunas características de logotipos realizados por el cuñado:

Estos son algunos ejemplos de logotipos realizados por cuñados

La importancia de diseñar un logotipo o branding de empresa de forma profesional

El logotipo es una parte fundamental de la identidad visual de una empresa o marca. Un logotipo debe ser único, que destaque de tu competencia, coherente con el sector de la empresa o marca y dirigido a un target específico. Es por esto que un buen logotipo debe cumplir con los siguientes aspectos:

Único: hay que realizar un análisis exhaustivo de la competencia. El logotipo debe ser completamente diferente al de otras marcas del sector, de esta forma ayudará a la empresa a diferenciar de su competencia, haciéndola más novedosa y atractiva.

Simple: un logo es un identificador gráfico de algo abstracto (una marca). Un logo no es una imagen que deba describir cada aspecto de tu negocio, ni es una ilustración detallada de todo lo que hace, ni debe representar literalmente todos los conceptos que hay detrás de esa marca.

Práctico: el logotipo se debe adaptar a las diferentes aplicaciones que necesite la empresa. Deberá permitir la ampliación y reducción, y la representación en gris y blanco y negro, conservando su legibilidad y sin perder los detalles.

Coherente: un buen diseño de logotipo debe ser coherente con el resto de la identidad de la empresa o marca. Debe ser coherente con la gama de colores, proporciones y que represente o transmita los valores de la empresa.

Dirigido a un target (sí, he dicho target, público objetivo o audiencia): el logotipo deberá adaptarse al público objetivo. Cada perfil necesitará una estética, contenido, color… adaptado a sus preferencias de consumo.

Profesional: un diseño de logotipo profesional transmite una sensación de solidez y seguridad que se extiende a la empresa representada por el logotipo.

Durable: el logotipo no debe estar basado en tendencias. Si cada cierto tiempo hay que rediseñar el logotipo confundirás a tu audiencia. Por ello, un buen logotipo debe ser perdurar en el tiempo

Estos son algunos logos diseñados

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

DE QUÉ HABLAMOS

Podemos hacer algo juntos...